Las Mascotas

Las MascotasCuando se realiza una adopcion de mascotas y se trae al hogar ya sea perro, gato, loro o tortuga pocas veces el propietario se pone a pesar cuál y dónde estuvo su origen.

Si las mascotas se compran a un criador o criadero conocido, lógicamente las cosas están claras. Si lo recibe de gente amiga que lo ha criado en su casa también. Si lo comparamos en una casa de mascotas (en algunos casos particulares) puede no saberse ciertamente su procedencia como tampoco si lo encontramos en la vía pública.

Adopcion de mascotas una cosa muy seria

Cosas de familia, deseosos por la adopcion de mascotas reciben en un régimen bastante especial pero nada nuevo en nuestro medio y que ha dado en llamarse “tenencia”. Esto significa que real o virtualmente le “obsequian” un animal, en general hembras para que la disfruten con la sola condición que una o dos veces al año la dejen tener cría. Esta cría se reparte en “partes iguales” entre quien dio la perra y quien la tiene (en realidad las partes iguales nunca resultan tan iguales…)

Aquí comienza la fábrica de mascotas, las cuales llegarán a la venta de diversas formas.
Cuando se adquieren las mascotas y su proveedor no puede certificar el origen de ese cachorro, es posible que el comprador se encuentre adquiriendo hijos de animales virtualmente desaparecidos o al menos de procedencia dudosa.

Un drama de difícil escape

No es novedad en todo el mundo el tráfico de las mascotas, en especial de especies exóticas. Mientras se elabora una Ley que proteja debidamente a los animales se deberá tomar conciencia desde ya que la adopcion de mascotas no es cualquier cosa, sino que es adquirir un ser viviente para compartir afecto y vida con él.

Pero no se puede olvidar que los seres vivientes pueden ser trasmisores de enfermedades, por lo cual la confianza de su criador es fundamental para asegurarnos su estado sanitario, su procedencia y su pureza racial.
Adquirir un animal donde aunque se le diga al comprador que es puro, sano y que los padres están en una chacra cercana, pero sin la debida transparencia y en general sin factura de compra de por medio como documento, se puede estar cometiendo un acto de complicidad con los mercaderes de la vida animal… con los mismos que dentro de un tiempo robarán la perra para reiniciar el circuito de la fábrica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.