La practicidad del sensor de lluvia y de luz del coche

Son muchos los vehículos en los que los limpiaparabrisas y luces se accionan de forma manual; sin embargo, cada vez se hace más presente la activación automática. Esto se logra por medio de los sensores, que son dispositivos electrónicos que recaban información y actúan en base a ello; existe una gran variedad y están repartidos a largo del coche.

El sensor de lluvia

Este dispositivo es un sistema de asistencia que exime al conductor de accionar los limpiaparabrisas; ello aumenta la seguridad al conducir, ya que no hay necesidad de soltar el volante, además de ser más cómodo. Aproximadamente a mediados de los noventa apareció el sensor de lluvia, para ese entonces se localizaba al pie del espejo retrovisor interior; después, cambió a la zona inferior de la luna delantera para no incomodar el campo de visión.

Cuando el sensor de lluvia detecta las gotas sobre su campo en el cristal, advierte al control electrónico de los limpiaparabrisas para que se activen. En algunos modelos de coche, el sensor de luz trabaja en conjunto con el de lluvia; es decir, si la precipitación es leve y no es suficiente para que el sensor de lluvia mande la señal, pero, a su vez, ocurre una atenuación considerable de la luz por la condición climática, es el otro sensor quien impulsa a que se accione el mecanismo en cuestión.

El intervalo del barrido de las escobillas se ajusta de manera automática, a través de una medición continua, según la intensidad de la lluvia. El sensor se activa al seleccionar el modo automático en el interruptor de los intervalos de las escobillas.

El sensor de luz

Para activar el sensor de luz se debe colocar el interruptor de la luz en AUTO, entonces la iluminación se enciende y apaga conforme a la claridad del entorno. El nivel de luz externa se mide a través de un detector optoelectrónico, por medio de un cristal filtrante que se antepone; el dispositivo explora la longitud de onda y así diferencia entre la luz artificial y la natural. Adicional, dos sensores independientes se encargan de medir la iluminación delantera del coche y la del entorno.

Gracias a los datos recabados por los sensores y otras fuentes electrónicas del vehículo, se detectan las diferentes intensidades de la luz (diurna, nocturna, presente en los túneles, etc.) con un algoritmo especial. Es así como el coche puede encender y apagar las luces de conducir de manera consecuente con lo que ocurre en el exterior.

Las fallas de estos sensores puede ser reparable, aun así lo más acertado es cambiarlos por otros en buen estado, con lo cual se disponga de mayor seguridad; recuerde que la falta de visibilidad al conducir lo lleva a correr un riesgo muy alto. Para aligerar el tiempo de búsqueda de los repuestos, visite www.piezasdesegundamano.es y haga su pedido; en poco tiempo una empresa lo contactará para concretar el requerimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.